Cuadratines

Todas las noticias y novedades del mundo de la tipografía en un solo enlace

Historia

El desarrollo de la tipografía y la imprenta desde su invención hasta la actualidad

Manos a la obra

Aprende a usar y diseñar correctamente los carácteres del alfabeto

Textos

Ideas, pensamientos y reflexiones en torno a la tipografía.

Tratado de tipografía

Los conocimientos clásicos sobre la práctica de la composición tipográfica

Inicio » Textos

Hasta siempre, Maestro

Enviado por el Viernes, 31 agosto 20125 Comentarios

El pasado 26 de agosto fallecía en Barcelona Josep Maria Pujol i Sanmartín (1947-2012). Filólogo e historiador de la tipografía deja un valioso legado en sus obras y una huella imborrable en todos los que tuvimos la suerte de conocerle. Contaba en una entrevista Josep Maria que la«culpa» de su interés por la tipografía la tuvo su amigo el poeta Gabriel Ferrater, quien le prestó un manual de Oliver Simon, amigo de Stanley Morison, que despertó su curiosidad por la imprenta y su historia.

De esta manera se adentró en el mundo de la historia de la tipografía, espoleado por la prolífica producción británica al respecto, hecho que marcó en parte su profundo interés por el devenir histórico de la imprenta anglosajona. La humilde relación con las letras de quien escribe estas líneas tuvo un inicio parecido aunque, en mi caso, el «elemento instigador» fue un artículo de Josep Maria concretamente «De William Morris a Stanley Morison: Principios de la tipografía fundamental» que apareció como estudio introductorio a Stanley Morison en la edición que de su famoso Principios fundamentales de la tipografía realizó Ediciones del Bronce en 1998.

El impacto que esta pequeña obra maestra tuvo en mis primeros pasos dentro del mundo de la tipografía y su historia fue de tal magnitud que mi deriva hacia la imprenta británica fue también una consecuencia lógica. Tuve la oportunidad de «cartearme digitalmente» con Josep Maria, antes del II Congreso Internacional de Tipografía de Valencia, y, al hilo de alguna cuestión referente a nuestra querida Beatrice Warde, comprobar su generosidad respondiendo extensamente a las preguntas de un desconocido abrumado por la trascendencia de aquellos primeros contactos.

Cuando nos conocimos personalmente en el citado Congreso, certifiqué la impresión que intuía por sus respuestas a mis dudas. Desde entonces mantuvimos una relación epistolar que no hizo más que aumentar mi pasión por la imprenta y la tipografía inglesa ya que cada correo suyo era un regalo de erudición, conocimiento y amabilidad. Las aventuras de Stanley y sus muchachos, la cínica relación entre William Morris y Cobden-Sanderson, los estragos de Beatrice entre los aguerridos tipógrafos ingleses de entreguerras, la conveniencia o no de hacernos socios de la Printing Historical Society, el descubrimiento de unas viejas fotos de la factoría de Monotype en Surrey…, siempre tuve de su parte respuesta, comentario y lección.

Ahora siento que he perdido algo de todo esto, la complicidad de compartir una absurda fijación por esta parte de la historia de la tipografía, por hechos y lugares que codificaban una pasión compartida, la desolación de saber que no voy a volver a tener respuestas. Tengo la seguridad de que puedo hablar en nombre de todos tus amigos «lletraferits» a los que un día, de una u otra forma, has guiado, aconsejado o sugerido. Para todos nosotros la palabra «Maestro» no tiene mejor destinatario.

Con mucho dolor seguiremos cuidando de los viejos fantasmas de Beatrice y Stanley.

Descansa en paz.

Be Sociable, Share!
Etiquetas: |

5 Comentarios

  • Jordi Embodas comentó el 31 agosto 2012 a las 8:00 :

    Su persona y mente privilegiada fueron de gran estímulo e inspiración para mi también, por lo que su prematura pérdida me deja algo huérfano pero con una profunda e imborrable huella.

  • Andreu Balius comentó el 2 septiembre 2012 a las 12:47 :

    Gracias José Ramon por esta dedicatoria tan emotiva. Sin duda, hemos perdido a un gran Maestro y a un compañero de viaje. Para mi, Josep María Pujol fue una persona inspiradora como pocas. También pude gozar de su generosidad intelectual. Nunca dejaba de responder a mis preguntas o dudas, a veces hasta a altas horas de la madrugada. Era capaz de destilar la suficiente erudición para poder encontrar respuestas. Su pasión por la Tipografía era contagiosa y sus conferencias eran lecciones magistrales de historia e humanidad. Su huella, como dice Jordi Embodas, es imborrable.

  • Víctor Palau comentó el 3 septiembre 2012 a las 14:22 :

    Era un gran maestro! Tuve la oportunidad de conocerlo en varias ocasiones y era todo un pozo de conocimiento y de vocación docente. Perdemos mucho pero seguro que nos ha traspasado su pasión para que nosotros sigamos la senda.

  • Hasta siempre maestro | ZELdisseny comentó el 4 septiembre 2012 a las 16:51 :

    [...] llegir la ressenya de “Unos tipos duros” [...]

  • Xavi comentó el 28 noviembre 2012 a las 16:16 :

    Las páginas dedicadas a Josep Maria serían interminables. Y más aún la inicial relación de cada uno de nosotros con él. Una vez ante nosotros, nunca sabías si la seducción hacía él te llegaba por su capacidad intelectual o si esta, además, te alcanzaba envuelta en la amabilidad y la generosidad de quien no se guardaba los detalles para sí mismo, como si de un tesoro se tratase, sino que los compartía y te incitaba a buscar otros nuevos. En Campgràfic, tuvimos la suerte de contar con su consejo, con sus textos y con el placer de su amistad. Nos dejó un extraordinario prólogo de “La nueva tipografía” en el que las teóricas dos etapas de Jan Tschichold, las convirtió en cinco, gracias a ese interés constante por el detalle. Gracias maestro. Gracias amigo.

Envía tu comentario!

Añade tu comentario debajo, o haz un trackback desde tu web.

También puedes suscribirte a estos comentarios via RSS.

*